Héroes anónimos de la programación

Las personas encargadas de realizar el mantenimiento del software son los verdaderos héroes anónimos de la programación.

Axel Rauschmayer, programador especializado en Javascript (vía O’Reilly)

No hay software a prueba de errores

Hay dos maneras de escribir programas a prueba de errores; sólo la tercera funciona.

Alan J. Perlis, pionero de los lenguajes de programación y primera persona galardonada con el reconocido Premio Turing en 1966.

Maldito Powerpoint

El uso de Powerpoint en Suiza origina unas pérdidas de aproximadamente 2.100 millones de francos suizos (unos 1.750 millones de €). Esto ha llevado al Partido Anti-PowerPoint a buscar el apoyo de 100.000 firmas con el fin de iniciar un referéndum para prohibir el uso de PowerPoint y cualquier otro software de presentaciones en el país helvético.

Fuente: Economic money destruction Switzerland 2.1 billion (vía Metafilter)

Dos maneras de hacer las cosas

Existen dos maneras de diseñar un programa de software. Una de ellas es hacerlo tan sencillo que, obviamente, no tiene deficiencias. La otra es hacerlo tan sumamente complicado que no hay deficiencias obvias.

cita de C.A.R. Hoare elegida como la primera de las 50 mejores citas sobre programación de todos los tiempos (recomiendo, no obstante, leer las 49 restantes porque no tienen desperdicio).

Programadores vs idiotas

La programación hoy en día es una carrera entre los desarrolladores luchando para crear más y mejores programas a prueba de idiotas y el universo tratando de producir mayores y mejores idiotas. Hasta ahora, el universo está ganando.

Rick Cook (recibido por e-mail)

La (des)ventaja del Windows Original

En el año 2006 Microsoft ponía en marcha el programa Windows Genuine Advantage (WGA) y, ya desde sus comienzos, se observó que no obtendría el beneplácito de sus clientes. Nadie fue capaz de hallar las ventajas que podía aportar una instalación legítima de Windows tanto a la estabilidad como a la seguridad del sistema. Lo único que consiguió fue ayudar a Microsoft a erradicar la piratería.

WGA se prodigó en esa tarea como sólo un vigilante de la propiedad intelectual puede hacerlo. De hecho, en agosto de 2007 se volvió un tanto paranoico y empezó a encontrarse con sistemas operativos piratas allá donde ponía el ojo, incluso en miles de clientes que disponían de una versión legítima de Windows.

El culpable fue algún miembro despistado del equipo responsable del programa WGA, quien instaló por accidente una versión de prueba de un software plagado de fallos en los servidores encargados de realizar las comprobaciones. Cuando advirtieron este problema rápidamente reinstalaron una versión anterior del software, suficientemente probada, pero sin comprobar previamente que esta solución arreglaba el problema en los servidores. Así que durante 19 horas miles de clientes fueron tachados de piratas.

Los usuarios de Windows XP veían aparecer un engorroso mensaje advirtiéndoles de que estaban ejecutando software pirata. Aunque esto pueda parecer malo, peor lo pasaron los clientes con copias de Windows Vista a quienes se les deshabilitaron ciertas funcionalidades como el tema de escritorio Aero o el soporte de discos virtuales ReadyBoost.

La solución que Microsoft proporcionó a los contrariados clientes no fue demasiado útil dado que tuvieron que realizar de nuevo el proceso de verificación. Aunque el fallo no fue meramente tecnológico sino que incidió el factor humano, lo cierto es que las consecuencias de desarrollar e instalar un software repleto de fallos, sin haberlo probado antes, fueron devastadoras en cuanto al número de clientes afectados y, por ende, descontentos, así como a la pésima publicidad derivada del fallo.

Dado que por temas profesionales ando involucrado en pruebas de aplicaciones web he querido compartir con vosotros, por su interés, esta historia que relata uno de los 11 errores de software más infames que se han dado a lo largo de la historia de la tecnología y que han sido recogidos por Infoworld.

10 alternativas gratis a Microsoft Office

Microsoft Office ha sido el estándar en suites ofimáticas. Sin embargo, esa tendencia ha ido cambiando a lo largo de los últimos años, tal y como podemos apreciar en la lista de 10 alternativas gratuitas a Microsoft Office que recogen en Tech Source. Es interesante, al mismo tiempo, ver que 3 de las 10 alternativas están basadas en web corroborando otra tendencia del software actual: la evolución hacia el renombrado cloud computing.

El hombre que diseñaba interfaces de película

Cuando vemos películas como Misión Imposible 3, Mr. y Mrs. Smith o El ultimátum de Bourne nos llaman la atención esos increíbles programas de software que aparecen. Pues el hombre encargado de plasmar en la pantalla esas irrealistas interfaces se llama Mark Coleran, un diseñador que se ha especializado en trabajos para la gran pantalla creando impactantes interfaces visuales muy alejadas del aspecto actual de nuestros sistemas operativos [vía Gizmodo].

Interfaz que aparece en la película Mr and Mrs Smith
Interfaz que aparece en la película Mr and Mrs Smith – © Mark Coleran

El software que se autorrepara

“Crear un software programa immortal e invulnerable”. Esa es la meta que persigue el grupo de investigación liderado por Martin Rinard, profesor de informática del MIT, con la creación de ClearView, una tecnología que pèrmite solucionar ciertos errores de los programas de software sin necesidad de intervención humana y sin tener que acceder al código fuente del mismo. Para ello, según explican en Technology Review, la tecnología ClearView tiene en cuenta el comportamiento del archivo binario.

Esta tecnología puede facilitar sobremanera la solución de vulnerabilidades en términos de tiempo y recursos humanos, además de ser una inestimable ayuda para los desarrolladores que podrán centrarse en el desarrollo de nuevas funcionalidades.

Vía Slashdot

El software del Apollo 11

Una curiosa historia la que se puede leer en How They Built it: The Software of Apollo 11 donde explican, con motivo del 40 aniversario del alunizaje, los rudimentarios métodos utilizados para desarrollar el software que ayudó a los hombres que pilotaban el Apollo 11 a llegar a la Luna.

Uno de los protagonistas en el desarrollo del software del Apollo 11 fue John R. Garman quien cuenta, entre otros detalles curiosos, que “el software necesario se programó en tarjetas perforadas de IBM que constaban de 80 columnas y que se ensamblaban para enviar instrucciones binarias a los grandes servidores o mainframes, un proceso que llevaba horas”.

El lenguaje utilizado en el software era ensamblador muy básico o de bajo nivel que simplemente enviaba órdenes y datos númericos que eran controlados mediante un teclado especial, denominado Display and Keyboard Unit o DSKY.

Teclado especial Display and Keyboard Unit o DSKY - Fuente: MIT

Teclado especial Display and Keyboard Unit o DSKY - Fuente: MIT

Me quedo finalmente con otro detalle no tan tecnológico. Aunque el software del Apollo 11 no era open source en el actual sentido del término, sí fue puesto a disposición de todos los ingenieros que formaron parte de la misión de la NASA para que lo modificaran y ajustaran a las necesidades del momento.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.