Secretos de la nueva generación de navegadores

El sector de los navegadores se encuentra en un proceso de grandes cambios y los principales protagonistas trabajan para ser el objeto de deseo de los usuarios. Internet Explorer 8.0, Firefox 3.5, Opera 10, Safari 4 y Google Chrome son los actores de esta película.

En estos momentos se encuentran disponibles versiones tanto oficiales como beta para averiguar cuáles son los secretos de la nueva generación de navegadores, tal y como han hecho en NetworkWorld.

Son varios los campos en los que se producen cambios realmente significativos, aunque quizá el más llamativo es el de la seguridad con un aumento considerable de peligros online, en forma de phishing, malware o ataques XSS, que ha obligado a los desarrolladores de estos navegadores a plantearse muy seriamente este aspecto.

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta con respecto a la nueva generación de navegadores es la inclusión de funcionalidades y tecnologías como CSS 3 ó HTML 5. Pero donde más podemos notar el cambio, que ya se fue viendo en Chrome, es el hecho de que se han mejorado ostensiblemente el rendimiento de los motores Javascript (V8 en Chrome, Squirrelfish en Safari, Tracemonkey en Firefox 3.5 y Carakan en Opera 10), lo que implicará una mejor experiencia de navegación para los usuarios.

Finalmente, el acceso a la red es otro de los grupos de interés en el desarrollo de nuevas funcionalidades, en especial si atendemos al aumento de las aplicaciones online bajoel paraguas del cloud computing. Para ello se eliminará el límite de dos conexiones por dominio asociado a HTTP 1.1, al tiempo que se mejorará la navegación offline.

Internet Explorer en caída libre

Cuentan en Ars Technica que Internet Explorer va en caída libre en términos de cuota de mercado con respecto a los navegadores libres como Firefox.

El caso es que echando un vistazo a las estadísticas de Market Share que se mencionan en el artículo de Ars Technica, Internet Explorer ha acumulado una pérdida de casi un 7% en lo que va de año mientras que el resto de competidores principales como Firefox o Safari han experimentado crecimientos positivos. En el caso de Chrome, el navegador de Google ha conseguido superar por poco el 1% de cuota de mercado, cifra que está bastante bien teniendo en cuenta que sólo tiene 5 meses de vida.

Pero a pesar de la caída libre de Internet Explorer, en particular si lo comparamos con el 90% de cuota de mercado del que disfrutaba Microsoft hace unos años, no considero que los datos inviten al optimismo si los miramos con los ojos de un apasionado del software libre. Explorer ha acumulado en 2008 nada menos que una media aproximada del 72% de cuota de mercado frente al 19% de Firefox o el 6% de Safari.

Ahora bien, ¿qué se puede hacer para invertir esta situación y conseguir que la suma de los navegadores libres pase del 27% actual a un 73% por decir unas cifras aproximadas?

De lo único de lo que estoy seguro es de lo que no hay que hacer. Y lo que no hay que hacer es promocionar una alternativa única (llámese Firefox, por ejemplo) para desbancar al navegador de Microsoft puesto que nos enfrentaríamos al mismo problema de tipo monopolístico.

En cuanto a las posibles medidas se me ocurre que lo primordial es apostar por un diseño web más estandarizado para que al visitar una página indispensable como la de tu banco, por ejemplo, no te obligue a cambiar la identificación de tu navegador o, en el peor de los casos, te obligue a utilizar Internet Explorer.

Otra posible solución pasa por fomentar aún más si cabe el uso del software libre y empezar desde la base, es decir, ampliando la oferta de ordenadores con Linux.

Desgraciadamente sé que tiene que pasar mucho tiempo hasta que los navegadores libres sumen el 73% de cuota de mercado pero, como dijo Barack Obama en su camino a la presidencia de los Estados Unidos, Yes, we can! (¡Sí, podemos!).

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.