La Internet de nuestros hijos

La internet de nuestros hijos

Todos nosotros recibimos una Internet libre y abierta. La pregunta es: ¿qué clase de Internet estaremos dejando a nuestros hijos?

Mikko Hyponnen vía Data Privacy Asia

Warholianos del siglo XXI

Privacidad warholiana

En el futuro, todo el mundo tendrá sus 15 minutos de privacidad

vía @Soniasuponia (RT de Mikko Hypponen)

Muerte a las contraseñas

No importa cuán complejas o únicas sean, tus contraseñas ya no pueden protegerte.

Mat Honan, quién sufrió personalmente un ataque a su privacidad, en un inquietante y revelador artículo de Wired titulado Kill the Password: Why a String of Characters Can’t Protect Us Anymore (vía kottke).

Tú eres el producto

Si no pagas por el producto, tú eres el producto

Charles Stross en Evil social networks y de cómo con las redes sociales se cumple el viejuno refrán de que nadie da duros a cuatro pesetas (vía @jdelacueva)

El ataque de los 170 millones de dólares

Sony estima que el ataque a su servicio PlayStation Network le costará a la compañía 170 millones de dólares (14.000 millones de yenes). La brecha de seguridad, que se produjo en abril de 2011, comprometió la información personal de aproximadamente 77 millones de cuentas.

Fuente: NetworkWorld (vía Slashdot)

Las denuncias contra Google Maps vistas en… Google Maps

Mapa con las denuncias contra Google Maps relacionadas con la privacidad

Dado que el número de denuncias abiertas contra Google por intromisión en la privacidad, vinculadas a su servicio Street View, están aumentando, resultará bastante útil un mashup de Google Maps elaborado por Fast Company que nos servirá para ubicar los países donde se han emprendido las mencionadas acciones legales.

Las meteduras de pata de Eric Schmidt

El CEO de Google Eric Schmidt
Imagen: (CC) TechCrunch

No es la primera vez que en el blog nos referimos a Eric Schmidt y sus declaraciones sobre privacidad. Y es que, como dicen los castizos, cada vez que habla sube el pan dos reales. Así que no puedo por menos que mencionar un artículo de Fast Company en el que recopilan las 7 meteduras de pata más inquietantes del CEO de Google que echan por tierra el famoso lema Don’t be evil. Esta es una de las perlas de Schmidt hablando sobre el que parece erigirse como principal competidor:

Lo mejor que podría suceder es que Facebook hiciera públicos sus datos. De no ser así, hay otros modos de obtener esa información

Eric “Spiderman” Schmidt

El lado más oscuro del diseño web

En una galaxia muy, muy cercana la República del Diseño Web está sumida en el caos por culpa de los miembros incluidos en Dark Patterns, una web encargada de recopilar interfaces cuya finalidad es engañar a los usuarios para que hagan cosas que de otra manera no harían. Un ejemplo de ello es la Privacidad Zuckeriana (para mayor deshonra del creador de Facebook Mark Zuckerberg) y que define la Electronic Frontier Foundation (EFF) de la siguiente manera:

[El acto de crear] deliberadamente interfaces gráficas con un lenguaje incomprensible y confuso con el fin de embaucar a los usuarios para que compartan más información [personal] de la que deberían incluir.

[Vía Kottke < BoingBoing ]

Miedo, tengo miedo

A la larga, la búsqueda no se limita a la web sino literalmente a toda tu información — tu correo electrónico, las cosas que te preocupan, siempre con tu permiso — esto es lo que que se llama búsqueda personalizada, para ti y solo para ti. Nosotros podemos sugerir lo que deberías hacer a continuación, de qué tendrías que preocuparte. Imagina: sabemos dónde estas y lo que te gusta

Estas palabras de Eric Schmidt me producen cierto miedo por mucho que el CEO de Google las pronunciara con la mejor intención (cosa que dudo). De hecho no es la primera vez que por la boca de Schmidt salen palabras aterradoras.

Navegadores chivatos

Es preocupante leer un estudio de la Electronic Frontier Foundation que muestra que 8 de cada 10 navegadores dejan rastros únicos que permiten saber lo que cada usuario consulta cada vez que navega por Internet. Evidentemente, el uso de esta información posee un valor inestimable para sacar el mayor rendimiento económico. principalmente a través de la publicidad. Pero, poniéndonos paranoicos, también puede ser utilizado para fines más oscuros.

El experimiento de EFF se realizó a través de Panopticlick, un sitio web creado ex profeso y que fue visitado por miles de voluntarios para comprobar datos dejados por los propios navegadores como el sistema operativo, el tipo de navegador y los plug-ins instalados. Sirva como ejemplo que las acciones de usuarios con Adobe Flash o Java instalados son fácilmente identificables en un 94%.

En un momento en el que el debate de la privacidad está en un punto álgido y que a mucha gente fuera del mundo de Internet parece importarle poco, no está de más saber que nuestros navegadores son unos chivatos.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.