12 mitos acerca del software libre

El mundo del software libre se ha visto rodeado desde sus comienzos de las frases y sentencias que en la mayor parte de las ocasiones no se ajustan a la realidad.
Así lo entiende Bruce Byfield, un periodista especializado en informática que ha escrito un interesante y largo artículo sobre los mitos que acompañan al software libre y gratuito. Este es un pequeño resumen de lo escrito por Byfield.

  1. Si el software es gratis, no puede ser bueno. Es la herencia que nos ha dejado el modelo tradicional de negocio en el que obtienes lo que pagas. Pero basta echar un simple vistazo a la miríada de aplicaciones libres para darte cuenta de que el precio no tiene por qué ser sinónimo de calidad.
  2. El software libre es inferior al propietario. Una idea del pasado que se mantiene en el presente pero que confío que desaparezca en el futuro. Si realizamos una comparativa entre los programas actuales vemos que la frase cae por su propio peso. ¿Es acaso OpenOffice peor que Microsoft Office?
  3. El software libre es piratería. Esta es posible la que me hace más gracia. ¿El simple hecho de no pagar por algo utilizando alternativas libres me convierte en un delincuente? Lo único que se me pide al utilizar software libre es respetar los escasos requisitos de alguna licencia.
  4. El software libre no ofrece soporte.. Uno de los aspectos que más me gustan del software libre es que siempre existe alguien dispuesto a echarte una mano con algún problema en alguno de los miles de foros existentes. Aparte de eso existe multitud de documentación tanto offline (man es tu amigo, me decía yokiyoki) como online (Gentoo Wiki es quizá de lo mejorcito). Y si no siempre puedes contratar soporte a una compañia especializada, que las hay.
  5. El software libre es para desarrolladores. Otra idea del pasado que ha afortunadamente ha cambiado en el presente y ofrecerá una nueva visión en un futuro. En mi caso particular nada tengo que ver con el desarrollo (aunque me gustaría mucho, no digo que no) y sin embargo he apostado por utilizar software libre.
  6. Utiliza software libre y estarás obligado a usar la línea de comandos. En algunos de los artículos que he escrito en este blog he defendido el uso de la consola para determinadas tareas principalmente por velocidad. Pero también tengo que decir que existen excelentes entornos gráficos (KDE rulez) para que no tengas ni que ver la consola.
  7. El software libre es para proyectos pequeños. Ejemplos como The Gimp, Inkscape, Amarok, Scribus
  8. El software libre es incapaz de desarrollar juegos. Quizá se trata de uno de los puntos flacos pero es algo que está cambiando y ya existen alternativas interesantes que aglutinan juegos Linux en un solo DVD, todos ellos de código abierto.
  9. Abrir el código lo hace menos seguro. Estoy convencido de que esta afirmación brota de las viperinas lenguas de los abanderados del software propietario. Y es que si el refranero español sentencia que cuatro ojos ven más que dos cuánto no más verán miles de ojos. Si se produce una brecha de seguridad en un código abierto será mucho más fácil detectarla y trata de solucionar el problema (¿recordáis la vulnerabilidad OpenSSL en Debian?)
  10. El software libre no es capaz de innovar. Tras mejorar ostensiblemente la funcionalidad el objetivo de muchas distribuciones de Linux ha sido optimizar la usabilidad, el talón de Aquiles del software libre. Un ejemplo de innovación es KDE4 que rompe con las ideas preestablecidas en interfaces gráficas de usuario.
  11. El software libre no es realmente gratuito al incluir licencias restrictivas. Lo cierto es que las restricciones del software libre no han sido creadas tanto para el usuario final como para los distribuidores a los que se les piden que mantengan, por ejemplo, los créditos del creador del programa. Y en la mayoría de los casos se permite el acceso al código fuente para utilizarlo de la manera que mejor nos apetezca. Algo que ni por asomo se verá en un acuerdo de licencia de uso de un software propietario.
  12. La gratuidad es el mayor atractivo del software libre. El software libre va más allá de un montante econónmico. Es una manera de ejercer tu libertad, la libertad de elegir qué y cómo quieres trabajar con tu ordenador.

Os recomiendo encarecidamente que leías el artículo original (en inglés), Twelve Myths about Free and Open Source Software, porque merece realmente la pena.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.