Cuando todos fuimos tipógrafos

Creando una composición tipográfica con Letraset

CreativePro nos propone un viaje al pasado de las composiciones tipográficas con un particular compañero: Letraset. Esta compañía británica se hizo muy popular en la década de los 70 por vender plantillas con fuentes que se transferían al papel como si de una calcomanía se tratase y que nos permitían, al mismo tiempo, jugar a ser tipógrafos aficionados. Recordad que hubo un tiempo en el que ni la maquetación por ordenador (iniciada en 1985) ni los procesadores de texto existían y todo lo referente al diseño tenía un entrañable espíritu artesanal.

Desgraciadamente los artesanales productos de Letraset no superaron la evolución tecnológica. La compañía decidió en los años 90 pasarse al sector de la autoedición lanzando productos como Color Studio (un competidor del popular Photoshop) y convirtiendo a formato digital (PostScript) las fuentes que había popularizado en sus calcomanías tipográficas.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.