Pencil Printer… y adiós a los cartuchos de tinta

Pencil Printer de Hoyoung Lee

De sobra es conocida la idea de que la tinta de impresora parece estar hecha con sangre de unicornio por el elevado precio de los cartuchos de tinta. Una de las muchas razones que explican por qué las impresoras son considerados inventos demoniacos.

Sin embargo, ¿te imaginas sustituir los cartuchos de tinta por desechos lapiceros normales con los que ya no puedes casi ni escribir? Si no lo crees es porque aún no has visto Pencil Printer, una idea bastante sorprendente (aunque antigua) que su creador, Hoyoung Lee, publicó en Yanko Design hace cuatro años aproximadamente y que cuenta con una versión más transportable. Además cuenta con su propio borrador por si tuvieras que corregir alguna errata en tus documentos o quieres reutilizar el papel. Todo un detalle con los usuarios que se preocupan por el medio ambiente.

Para los curiosos, su creador ha publicado un vídeo explicativo de menos de 40 segundos donde vemos cómo funciona, aunque desgraciadamente no creo que la podamos ver en breve en las estanterías de las tiendas de informática.

via ippinka

Los Simpsons, visionarios tecnológicos

Smartwatch en Los Simpsons

Un smartwatch se deja ver en La boda de Lisa estrenado originalmente en marzo de 1995.

Con 25 temporadas a sus espaldas y más de 540 capítulos Los Simpsons no sólo han hecho todo tipo de bromas sobre cualquier tema que puedas imaginar sino que se han permitido reflejar hasta en 11 ocasiones ciertos acontecimientos tecnológicos que hoy en día son una realidad. Desde el espionaje por parte de la NSA hasta los relojes inteligentes (smartwatches), desde las videollamadas hasta la impresión 3D, sin olvidar las tan de moda autofotos (o selfies).

Inventos triviales

Un invento aceptado de forma inmediata [por los usuarios] no deja de ser sino una alteración más bien trivial de algo que existía con anterioridad.

Edwin Land, científico, inventor y fundador de Polaroid (vía StartupQuote)

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.