Intel Outside

Intel Outside

Durante años los PC han sido reconocidos mundialmente con la etiqueta Wintel, una combinación de Windows como proveedor del sistema operativo e Intel como suministrador de los procesadores. Pero ahora que vivimos una era PostPC, en la que las tabletas y los smartphones están asumiendo un papel mucho más relevante, parece que el rol protagonista de Intel se ha evaporado. Sin embargo, la compañía norteamericana no quiere perder el tren y en boca de su máximo mandatario, Paul Otellini, ha anunciado que antes de que acabe el año habrá tabletas con arquitectura Intel materializada en forma de chipset (Oak Trail).

Pero mientras llega ese momento, Otellini defiende la posición de su compañía con una estrategia que podríamos denominar Intel Outside, en contraposición a la campaña Intel Inside que les hizo famosos en la década de los 90, que resume con las siguientes palabras:

Es muy probable que cada tableta o smartphone se comunique con un servidor, un sistema de almacenamiento o una infraestructura de red, todos ellos basados en tecnología Intel.

Creo que ya lo he dicho en ocasiones anteriores. Vivir de las rentas del pasado puede ser perjudicial cuando hablamos de un sector, el tecnológico, que evoluciona mucho más rápido de lo que podamos imaginar. Y en lugar de situarse en la vanguardia, Intel trata de ponerse al día, pero ¿le dará tiempo? Más información en Inc.com.

Solo los paranoicos sobreviven

El éxito genera autocomplacencia. La autocomplacencia genera fracaso. Sólo los paranoicos sobreviven

Andrew Grove, cofundador de Intel

Wintel mató a la estrella del OLPC

Me he tomado el lujo de adaptar el título de la canción de Buggles Video Killed the Radio Star para comentar un extenso reportaje muy interesante del diario Times titulado Why Microsoft and Intel tried to kill the XO $100 laptop.

La primera reflexión es que el mundo tal y como lo conocemos hoy necesita mantener unos límites bien definidos entre países desarrollados y no desarrollados. Y no sólo hablamos de economía, sino de acceso a la tecnología. Hace más de 3 años un visionario de la talla de Nicholas Negroponte detalló, ante los grandes gerifaltes mundiales, la manera de proporcionar educación y libre acceso a la información en forma de un pequeño ordenador que costaría apenas 100 dólares. Comenzaba así el proyecto OLPC (One Laptop Per Child).

Con la boca abierta, todas las personas reunidas en el Foro Económico Mundial de Davos le dieron alas a Negroponte para soñar y creer que su idea podía funcionar. Pero tres años después los dos grandes dominadores de la industria informática mundial parecen no querer sacar el proyecto adelante, a pesar de que ellos mismos lo nieguen.

Y son varios los detalles que hacen pensar eso. El primero es la retirada de Negroponte del proyecto, harto de ver cómo la filantropía que originó la idea quedó aplastada por la avaricia capitalista de mercado.

El segundo es el coste del OLPC que pasó de los 100$ originales a casi 200$. Y aquí tienen mucho que ver los desarrolladores de software, en especial Microsoft, quienes crean unos productos vampíricos que necesitan alimentarse cada vez más de la sangre de la memoria RAM o de unos procesadores más potentes.

El tercero es que Intel, el mayor fabricante mundial de procesadores, se desentiende del proyecto a pesar de haberlo recibido originalmente con los brazos abiertos. Y AMD ha visto una pequeña rendija para poder meter la cabeza. Con lo que la pelea está servida. Intel no permitirá que millones de pequeños ordenadores no lleven su Intel Inside®. Así que ha optado por hacerle la competencia con Classmate PC. Pero como tenga el mismo éxito que con su Dot.Station (conocido popularmente en España como Paquito), va apañado.

En definitiva, la brecha tecnológica que muchos quieren hacer desaparecer de puertas para afuera seguirá creciendo porque de puertas para adentro nadie quiere que los menos favorecidos dispongan de las mismas oportunidades.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.