Es duro ser un emoji sonriente

La peor parte de ser un emoji sonriente es que nadie sabe cuándo estás triste

Ben Schwartz (vía @CollegeHumor)

Flirtmoji, los emoticonos se ponen a cien

Flirtmoji

El sexteo (sexting, en inglés) hace referencia al envío de mensajes de texto o imágenes de contenido sexual explícito a través del teléfono móvil o de otros dispositivos electrónicos. Esta práctica, que parece estar bastante extendida, tiene a partir de ahora un nuevo punto de inflexión con Flirtmoji, una aplicación creada por un grupo de diseñadores y desarrolladores cuyo objetivo es permitir que los usuarios trasladen sus deseos más íntimos y carnales a través de una serie de emoticonos de lo más cachondos.

Algunos de los emoticonos de Flirtmoji

Desgraciadamente, el contenido de la aplicación ha resultado demasiado explícito para incluirlo en las tiendas ‘oficiales’ por lo que si alguno está interesado tendrá que acudir a la web de Flirtmoji y crearse una cuenta. Asimismo, también es posible ver algunos de esos emojis en su perfil de Instagram.

vía Dazed < Complex

Emoticonos de la vida real

Emoticonos de la vida real

EMOJI IRL.LOL. es uno de esos proyectos a los que merece la pena echar un vistazo por su originalidad. Se trata de llevar al mundo real una serie de emoticonos bastante reconocibles y que se usa en diversas aplicaciones de mensajería como, por ejemplo, WhatsApp. Esta es la explicación que ofrece su creadora, Liza Nelson, sobre el proyecto:

Los emojis significan todo y nada al mismo tiempo. Son completamente personales y completamente universales. Aunque también son bastante estúpidos. Y son lo mejor que le ha podido pasar a nuestra generación. Merecen ser observados y admirados de manera individual. Llevando los emoticonos a la vida real he creado una especie de santuarios para albergar a cada uno de ellos. Porque alguien tenía que hacerlo.

Por cierto, ¿adivináis cuál es el emoticono que más ha solicitado la gente para llevarlo a la vida real? La ojiplática caca sonriente :D (vía TAXI)

Emoticonos de carne y hueso

Emoticonos y fotografías unidos

Emoticon Portraiture es el nombre que la estadounidense Jessica Lyew-Ayee ha dado a una serie de fotografías en las que los rostros de los protagonistas son sustituidos por emoticonos creando un curioso vínculo entre lo analógico y lo digital (vía Geekiz).

Tipografías bigotudas

Bigotes con tipografías

Una curiosa recopilación de diferentes tipografías en forma de cartel que, utilizando el símbolo de apertura de llave o { girado 90 grados, nos permite imitar diferentes tipos de bigotes, desde el estilizado Didot hasta el poblado mostacho Hoefler pasando por el pixelizado Standart [visto en 9GAG vía I’m Just Creative]

Inspirado por las tipografías bigotudas Gary Holmes (gariphic) ha elaborado una recopilación similar centrándose en las cejas.

Una camiseta para gente sensible

Camiseta con emoticonos animados

Si quieres demostrar al mundo tu estado de ánimo en forma de emoticono quizá te convenga echar un vistazo a esta camiseta para gente sensible de ThumbsUp que funciona con 4 pilas AAA y te permite elegir entre cuatro emoticonos diferentes. Su precio es de £29,99 (unos 32,5 euros aproximadamente). Esta camiseta es un avance más personal que se une a otras camisetas como la que te permite detectar la fuerza de la señal wifi o la camiseta equalizadora, ambas de ThinkGeek. [vía CoolBuzz]

Los primeros emoticonos

Corría el año 1881 cuando la revista humorística estadounidense Puck publicaba los primeros emoticonos impresos. En la imagen que aparece bajo estas líneas se distinguen cuatro figuras que representan los estados emocionales de alegría, melancolía, indiferencia y sorpresa.

Emoticonos de la revista Puck

Sin embargo tuvieron que pasar 100 años hasta que estos emoticonos pasaron a formar parte de la era digital cuando en 1982 Scott Fahlman, científico de la universidad Carnegie Mellon, incluyó los emoticonos :-) y :-( con el claro objetivo de mostrar un estado emocional y que se han popularizado hasta nuestros días.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.