Muros de Berlín culturales

En lugar de un sistema disfuncional basado en una serie de muros de Berlín culturales, quiero una vuelta al sentido común. Un sistema en el que exista margen para que artistas y creadores encuentren nuevas oportunidades, al tiempo que surjan nuevos modelos de negocio que se ajusten de la mejor manera posible a la era digital. Queremos ayudar para que se aprovechen las oportunidades de la época digital actual.

Neelie Kroes, vicepresidenta y comisaria de Agenda Digital de la Comisión Europea, tratando de aportar algo de cordura sobre el estado actual de la propiedad intelectual durante el Foro de Avignon 2010 (via Nación Red)

Código libre imparable

Y mientras la rapaz industria discográfica miente en la prensa, millones de líneas de código libre siguen escribiéndose… :-)

Javier de la Cueva, abogado, hacktivista y usuario de GNU/Linux

Dios y el copyright

Sólo una cosa es imposible para Dios: encontrar el sentido para cualquier ley de copyright del planeta

Mark Twain’s Notebook (1935), un libro que debería leer la actual ministra de Cultura de España antes de permitir que gente de su ámbito ministerial afirme, entre otras lindezas, que las licencias Creative Commons son contraproducentes para el futuro de la industria editorial en general y para los autores en particular.

Copyright, la herramienta del miedo

El miedo puede llevar a los hombres a cualquier extremo.

George Bernard Shaw

El temor a lo desconocido materializado en avances tecnológicos ha sido la piedra angular sobre la que los propietarios del contenido han construido su fortaleza a la que denominaron copyright, tal y como podemos leer con detenimiento en Ars Technica. En la memoria reciente de cualquier usuario aparecen términos familiares como Napster o DRM. Sin embargo, ese miedo tecnológico se remonta bastante más atrás en el tiempo. La aparición del gramófono, por ejemplo, originó que el compositor John Philip Sousa escribiera un artículo titulado La amenaza de la música mecánica en el que se preocupaba bastante de la copia indiscriminada de sus obras para reproducirlas en dispositivos mecánicos con el consiguiente “daño moral a su propio trabajo“.

Más cercano en el tiempo es el miedo que infundió la fotocopiadora, un invento de Xerox que hizo su aparición en la década de los 70. Por aquel entonces se pudieron leer frases como “no está lejos el día en el que la gente deje de comprar libros“. A toro pasado es cierto que la compra de libros ha descendido notablemente aunque no debemos culpar a la fotocopiadora de ello, sino a un negocio que ha evolucionado hacia otros derroteros y del que sólo los visionarios sacarán provecho.

Puestos a repasar el resto de puntos detallados por Ars Technica lo cierto es que el proceso es reiterativo: una nueva tecnología aparece, los dueños del contenido desconocen su potencial y, en lugar de beneficiarse de ello, utilizan sus recursos para combatirlo. Así que finalizo esta reflexión con las palabras de Benjamin Franklin cuando apuntó que sin continuo crecimiento ni progreso, palabras como mejora, logro o éxito pierden su significado.

Stallman arremete contra el Partido Pirata

Richard Stallman siempre ha estado en el ojo del huracán por sus declaraciones y su manera de pensar con respecto al software libre, algo que seguirá ocurriendo tras un reciente artículo publicado bajo el título How the Swedish Pirate Party Platform Backfires on Free Software o Cómo el Partido Pirata sueco perjudicará al software libre.

Las reivindicaciones del Partido Pirata abogan por limitar o reducir las restricciones derivadas del uso del copyright, algo que curiosamente puede perjudicar al software libre. Stallman explica, por ejemplo, que la licencia GPL y otras licencias copyleft parecidas utilizan el copyright como herramienta para defender la libertad de cada usuario para publicar trabajos modificados pero respetando siempre la licencia original y ofreciendo siempre la posibilidad de acceder al código fuente original.

Una de las propuestas del Partido Pirata sueco pasa por reducir hasta cinco años el tiempo máximo para que el programa en cuestión pase a ser de dominio público. El problema, según Stallman, surge cuando hablamos de software propietario ya que no sólo está limitado por el copyright, sino por los acuerdos de licencia a usuario final (EULAs, en inglés) en los que en ningún caso el usuario dispone de ningún tipo de control ni sobre el programa ni sobre el código fuente del mismo.

Así que la reducción a cinco años del copyright de una aplicación determinada será positivo para el software propietario, al ofrecer la posibilidad de incluir software libre en sus programas, pero negativo para el movimiento del software libre ya que en ningún caso se les permitirá acceder al código fuente del software propietario.

Inserción y edición de vídeo en Wikipedia

Cuentan en Technology Review que de aquí a tres meses la enciclopedia libre Wikipedia permitirá la inserción y edición de vídeos dentro de sus artículos.

La premisa fundamental para incluir los vídeos es que tienen que estar libres de derechos por lo que las fuentes primigenias para elegir el material audiovisual se reduce a tres:

  • Internet Archive: dispone de un fondo con más de 200.000 vídeos que incluyen documentales, entrevistas o rarezas de los años 50.
  • Wikimedia Commons: el proyecto que mantiene la fundación Wikimedia, creadora de la Wikipedia, cuenta con más de 4 millones de archivos multimedia, entre los que podemos encontrar muchas piezas audiovisuales.
  • Metavid: una organización que almacena discursos políticos de los miembros del Congreso estadounidense.

El hecho de que sólo sean tres las fuentes para complementar con videos los artículos de Wikipedia se debe a la obligación de que el material no tenga copyright de ningún tipo con lo que se puede potenciar que las principales empresas de contenidos multimedia decidan dar el gran salto y poner a disposición de todos los usuarios, sin ánimo de lucro, su fondo audiovisual.

Visto en Programmica

Las canciones más caras del mundo

Una ciudadana estadounidense es condenada a pagar 1.920.000 dólares en concepto de indemnización por violar el copyright tras descargarse 24 canciones en formato MP3, lo que equivale a 80.000 dólares por canción.

Fuente: Recording Industry vs. The People

Según leo en Slashdot el precio inicial para la indemnización se estableció en 9.250 dólares por canción.

Vía Menéame.

Actualización: Para los curiosos esta es la lista de canciones que han motivado la demanda de la RIAA y que se pueden consultar aquí [PDF, 209,3 KB]:

  • Now and Forever (Richard Marx)
  • Bills, Bills, Bills de (Destiny’s Child)
  • Don’t Stop Believin’ y Faithfully (Journey)
  • Coming Out of The Dark, Here We Are y Rythm is Gonna Get You (Gloria Stefan)
  • Building a Mistery y Possesion (Sarah McLachlan)
  • Bathwater, Different People y Hella Good (No Doubt)
  • Iris (Goo Goo Dolls)
  • Basket Case (Green Day)
  • One Step Closer (Linkin Park)
  • Cryin (Aerosmith)
  • Somebody (Bryan Adams)
  • Pour Some Sugar on Me (Deff Lepard)
  • November Rain y Welcome to the Jungle (Guns ‘N’ Roses)
  • Let’s Wait Awhile (Janet Jackson)
  • One Honest Heart (Reba McEntire)
  • Run, Baby, Run (Sheryl Crow)
  • Save The Best for Last (Vanessa Williams)

Adobe piensa en propietario

Adobe parece aplicar aquello de donde dije digo, digo Diego. Al parecer la compañía ha enviado una notificación al creador de rtmpdump, una herramienta que permite descargarte archivos que utilizan el protocolo RTMP, lo que ha originado su desaparición de Sourceforge (actualmente aparece bajo la etiqueta Invalid project). El motivo para enviar esta notificación: rtmpdump puede utilizarse para descargar contenido protegido con copyright. Una explicación ciertamente peregrina procedente de alguien que en su día anunció que abriría a los desarrolladores el código del protocolo RTMP.

Tras esta actuación de Adobe, poco acorde con sus últimas iniciativas en el terreno del software libre, habrá que ver qué ocurre con los proyectos que han utilizado rtmpdump como pueden ser get-flash-videos o get_iplayer.

Leído en Slashdot

Copyright frente a derechos humanos

Comic The Pirate Bay - Viñeta de Dylan Horrocks

La imagen lo dice todo pero hay va la traducción:

¿Recuerdan cuando
la radio destruiría a la industria discográfica
la televisión supondría el fin del cine
las grabaciones caseras matarían a la música
el vídeo sería el principio del fin de Hollywood?
Pues bien, una nueva fuerza espectral acecha en los despachos de los directivos de la industria del entretenimiento
¡INTERNET!
Esta candorosa escena puede parecer inofensiva, pero si el gatito que están viendo en el videoblo de la tía Auntie está baiando música protegida con copyrigt, esta familia está robando.
Esta es la razón por la que necesitamos expulsaros de Internet, porque nuestros copyrights son más valiosos que vuestros derechos humanos.

Visto en Merodeando > Twitter de Enrique Dans

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.