El consejo infalible

Consejo infalible

El mejor consejo para cualquier cosa es, «Búscalo en Google»

vía Adam Newman

Y si falla siempre podrás encomendarte a otra frase mítica: «Pues haber ‘estudiao’»

El mejor consejo para un desarrollador

Cuando vayas a escribir código hazlo como si la persona que acabará manteniéndolo fuera un violento psicópata que sabe dónde vives.

Atribuida ¿erróneamente? a Martin Golding (via @scottdylan)

La regla de tres del diseño

La regla de tres del diseño

Si es bueno y bonito, no puede ser barato. Si es bonito y barato, no puede ser bueno. Si es bueno y barato, no puede ser bonito.

Visto en 5 cosas que todo diseñador debería saber cuando trata con clientes, un cómic de Basekit y Josuedric (vía TAXI)

Mi abuela nunca me dijo…

…no pienses que eres fotógrafo sólo porque usas Instagram

visto en Cosas que mi abuela nunca me dijo…, una idea de Chacho Puebla (recogido en Micropíxeles de Fotomaf)

5 consejos para elegir la tipografía correcta

Cómo bien explican en Smashing Magazine, elegir la tipografía correcta para nuestros diseños puede llegar a ser un proceso desconcertante. Así que nada mejor que seguir estos 5 principios fundamentales que nos facilitarán esa tarea que, por lo general, se consigue mezclando unas reglas firmes con un poco de intuición. Las cinco reglas básicas son:

  1. Elige la tipografía adecuada para cada ocasión al igual que optas por una u otra prenda de ropa en función del sitio en el que vayas a estar.
  2. Conoce las familias tipográficas y agrúpalas. Porque aunque existen infinidad de estilos de fuentes, lo normal es establecer una división no superior a cinco grandes grupos.
  3. No seas cobarde y juega con el contraste. En ocasiones en el uso de tipografías no valen las medias tintas y se puede obtener el efecto deseado.
  4. Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para las tipografías. A veces el cambio más nimio puede suponer el cambio definitivo que andábamos buscando.
  5. La regla número cinco es que no existen reglas.

De los cinco principios me quedo con el último. Y es que el uso de tipografías no se rige por unas reglas férreas sino que permite abrir nuestra mente a la imaginación y hacer las pruebas que consideremos necesarias para comprobar si los resultados son los deseados.

Cómo leer una patente en apenas 60 segundos

Trade Mark - Foto de Steve Snodgrass
Trade Mark – Imagen de Steve Snodgrass

Las patentes están a la orden del día en el ámbito tecnológico. Y es por ello que serán realmente útiles los 6 consejos que ofrece Dan Shapiro para poder leer una patente en apenas 60 segundos y comprender cuál es el meollo de la patente en sí. Esas seis reglas básicas son:

  1. Ignorar el título
  2. Ignorar los dibujos
  3. Ignorar el resumen
  4. Ignorar las especificaciones
  5. Buscar las reclamaciones independientes y leerlas con detenimiento
  6. Ignorar las reclamaciones dependientes de las del punto 5

Aparte de lo instructiva que resulta la anotación de Shapiro, también cuenta con párrafos ciertamente divertidos y sarcásticos como éste al respecto de las ilustraciones que representan lo que se está intentando patentar:

Los dibujos de las patentes se asemejan mucho a los garabatos que hacíamos en el cuaderno del colegio salvo que los primeros cuestan 5.000 dólares. Por lo general son difíciles de leer e interpretar y sólo indirectamente tienen relación con la ejecución de la patente.

Vía Boing Boing

5 trucos para que la gente cambie a Linux

Hacía tiempo que quería comentar un artículo de TechRepublic en el que se ofrecen 5 consejos para ayudar a los usuarios a cambiar a Linux y dejar atrás años de esclavitud a un sistema propietario y dominante (situación cada vez menos habitual por mucho que Microsoft quiera hacernos ver lo contrario con su acostumbrado manejo de las cifras).

Retomando lo que nos ocupa estas son las cinco claves para hacer la transición a Linux más sencilla a todos aquellos usuarios noveles que decidan apostar por el software libre:

  1. Ofréceles un escritorio lo más parecido a lo que están habituados, ya sea Windows o Mac OS, y aprovecha uno de los puntos fuertes de Linux, esto es, la personalización.
  2. Haz que todo funcione a la primera. Aunque la configuración del hardware ya no ofrece la misma dimensión en cuanto a problemas que nos podíamos encontrar en los primeros años de la aparición de Linux, no está de más asegurarse de que todo esta correctamente configurado y funcionando.
  3. Crea nombres de directorios fácilmente reconocibles como, por ejemplo, una carpeta Documentos. Esta opción ha sido ya adoptada por diferentes distribuciones.
  4. Establece asociaciones de ficheros a sus correspondientes aplicaciones. Quizá no hay nada peor para un usuario novel encontrarse con un archivo conocido como un .doc o un .mp3 y que no sepa con qué aplicación abrirlo.
  5. Disponer de documentación con la que los propios usuarios puedan aprender de forma visual las ventajas de usar Linux y las similitudes con otros sistemas operativos en, por ejemplo, los atajos de teclado.

Aunque estos pequeños trucos puedan parecer perogrulladas en ocasiones tendemos a olvidar las cosas más básicas que nos hacen la vida más sencilla. Seguro que a alguno de vosotros se le ocurre alguna otra sugerencia. En ese caso me encantaría que las compartierais por medio de los comentarios.

Programadores ¿buenos o malos?

Es mejor no contratar a un buen programador que contratar a uno malo

Consejo de Joel Spolsky, leído en mike arthur dot co dot you kay.

Obviamente, este consejo es aplicable a cualquier tipo de trabajador.

Un apunte paranoico

Mi querido amigo shankao ha hecho que se me remuevan las tripas al leer su post Cómo saltarse el password de inicio de sesión. Y es que los usuarios subestiman la seguridad en sus equipos.

Así que desde aquí humildemente recomiendo dos cosas.

  1. No dejar que nadie acceda físicamente a tu equipo (cuando digo nadie, es nadie).
  2. Si esto no es posible (no se me ocurre por qué no), me quedo con el paranoiconsejo final de shankao: encriptar los datos.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.