¿Se acaba el mundo si desaparece Ubuntu?

Una pregunta que se hacen en FossForce y que considero razonable, en especial si tenemos en cuenta cómo ha evolucionado la percepción que los usuarios tenemos de la distribución auspiciada por Canonical. Y con Ubuntu, una cosa está clara: o lo amas o lo odias, pero no te quedarás indiferente.

Retomando la pregunta y tratando de ser concisos, la respuesta es no. Si queremos ser más concretos la respuesta sería no, pero… Es evidente que la desaparición de Ubuntu dejaría un enorme agujero en la comunidad de usuarios, pero no debemos olvidar que no sólo Linux existía antes de Ubuntu, sino que seguirá existiendo. No es una cuestión de tipo de distribución. No obstante, he aquí algunas consecuencias derivadas de su desaparición.

Podría afectar al gran número de distribuciones Linux basadas en Ubuntu. La solución: adoptar otro sistema operativo como, por ejemplo, Debian para sustituir a Ubuntu.

Los usuarios que quisieran abandonar sus sistemas Windows por alternativas libres tendrían que buscar un sistema operativo capaz de llevar Linux desde el espacio geek a un lugar más terrenal en el que los padres, madres, abuelos y abuelas del mundo puedan usar un sistema Linux sin morir en el intento.

Así que si la escena Linux se queda huérfana de Ubuntu, no os preocupéis pues como apunta la doctrina del eterno retorno, muerto Ubuntu, otra distribución surgirá, llenará el hueco dejado por Ubuntu, se popularizará, empezaremos a criticarla, aparecerán las discrepancias hasta que finalmente desaparezca. Y así una y otra vez. Pero, de momento, no creo que haya que preocuparse, ¿no?

Canonical cierra el grifo a Kubuntu

Jonathan Riddell, jefe del proyecto de desarrollo de Kubuntu, ha sido el encargado de comunicar la pésima noticia: Canonical cierra el grifo económico a Kubuntu, la distribución Ubuntu basada en KDE.

Según se lee en el propio anuncio, no se remunerará ningún trabajo sobre la distribución después de la versión 12.04, lo que sitúa a Kubuntu en la misma situación que otras distros de la órbita Ubuntu como pueden ser Edubuntu, Lubuntu o Xubuntu.

Las razones de este cambio de actitud son económicas, claro está, ya que tras siete años intentando sacar algún tipo de beneficio económico a Kubuntu, cualquier acción ha caído en saco roto y es muy complicado que se pueda conseguir.

Aunque triste, todavía queda un hilo de esperanza como se puede leer en la parte final de su comunicado y que reproduzco a continuación:

Espero y deseo que Kubuntu pueda continuar. Animo a los desarrolladores de Kubuntu para que acudan a la Conferencia de Desarrolladores de Ubuntu con el fin de que podamos discutir ideas sobre cómo seguir con el proyecto y mantener vivo el sueño.

8 millones de usuarios de Ubuntu… y creciendo

En Canonical están expectantes ante el inminente lanzamiento de Ubuntu 8.10, conocido como Intrepid Ibex, pues se trata de la prueba de fuego para un empresa que, tras su creación en 2004, ha colocado Ubuntu en la brecha de las distribuciones de Linux y ha abierto el camino para que muchos usuarios hayan dado el salto definitivo al software libre.

Es una prueba de fuego porque supone un cambio radical y porque veremos si implica un crecimiento en número de usuarios. Ubuntu cuenta en la actualidad con 8 millones de usuarios de usuarios activos. De estos usuarios, se desconoce cuántos han decidido pagar por el soporte (una de las fuentes de ingresos de Canonical) por que la empresa no quiere proporcionarlos. No obstante, hacerlos públicos sería un excelente ejercicio de transparencia y una buena manera de medir la rentabilidad de una de las más importantes compañías asociadas al software libre. Por el momento los datos económicos no son positivos, en particular si tenemos en cuenta que Shuttleworth asegura que se necesitan al menos entre 3 y 5 años más de inversión. Pero, si evaluamos la situación con respecto a hace un año, las cifras económicas parecen agradar a los integrantes de la empresa británica. Al menos eso se deduce de las declaraciones de Chris Kenyon, director de desarrollo de negocio de Canonical, quien asegura que “hay una enorme diferencia en tamaño y número de contactos comerciales con respecto a doce meses atrás”.

Volviendo a los datos de los 8 millones de usuarios quiero resaltar que se trata de una cantidad fabulosa. Pero me gustaría también que se leyeran con ciertas reserva pues es un dato proporcionado unilateralmente por Canonical en una fecha que, como dije al principio, está muy cerca del lanzamiento oficial de Ubuntu 8.10.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.