Famosos cuadros ‘pantonizados’

Cuadros famosos pantonizados

Nick Smith es un artista que ha sido capaz de darle un uso alternativo a las muestras de color PANTONE creando una serie de reproducciones con aspecto pixelado de famosos cuadros como “Mona Lisa” de Leonardo da Vinci o “Marilyn Monroe” de Andy Warhol.

Esta colección se recoge en una exposición denominada Psycolourgy que tendrá lugar en la galería londinese Lawrence Alkin hasta el 21 de febrero de 2015.

vía TAXI

Van Gogh usaba Mac…

La habitación de Van Gogh por Kim Dong-Kyu

… y Leonardo da Vinci, Goya, Velázquez, Manet, Picasso, Degas o Vermeer, entre otros. Una alocada idea salida de la creativa mente de Kim Dong-Kyu, un artista que ha decidido introducir diferentes dispositivos de Apple en reconocidos trabajos de pintores clásicos (vía BoingBoing)

Alfabeto Beyoncé

En el blog hemos visto que se pueden hacer alfabetos casi de cualquier cosa, buscando inspiración en los objetos más cotidianos o en personajes de ficción como Los Simpsons.

En esta ocasión la inspiración procede de personas reales como la cantante Beyoncé Knowles a quien la joven artista Vivian Loh le ha dedicado su propio abecedario: el alfabeto Beyoncé.

Alfabeto Beyonce

vía Buzzfeed

Picasso y la programación

Los buenos programadores programan. Los grandes programadores reutilizan código

visto en la portada de Sed One-Liners Explained (Peteris Krumins) y que traslada la famosa cita de Picasso al terreno de la programación

Y es que no podemos olvidar que programar es un arte en sí mismo

Creatividad en el País de Nunca Jamás

En la creatividad no vale el complejo de Peter Pan. Hay que ser Peter Pan mismo.

Fernando de Pablo, artista plástico y autor de Dibujario (vía Yorokobu)

La máquina de escribir que pinta colores

Chomatic Typewriter de Tyree Callahan

¿Cómo de práctico es modificar una icónica máquina de escribir Underwood para sustituir las teclas y letras por códigos y estampaciones de color? Desde el punto de vista convencional parece una locura. El pintor Tyree Callahan, sin embargo, creyó en su idea y, de ese modo, surgió Chromatic Typewriter, una máquina de escribir que pinta colores. Posiblemente le resulte útil a Keith Rathbone, otra artista del arte con máquina de escribir (vía Colossal < John Nack on Adobe)

Alfabeto Graffiti

Alfabeto Graffiti de Claudia Walde

Claudia Walde, conocida como MadC, es la autora de Alfabeto Graffiti, un libro que combina la tipografía con el arte en la calle y que recoge el trabajo de 154 artistas callejeros procedentes de 30 países diferentes. Todos los participantes en el libro, a los que se les propuso que dibujaran las 26 letras del alfabeto latino, tenían una sola premisa: cambiar su espacio de trabajo habitual, la calle, por uno un poco más limitado, una hoja de papel de 28 x 21 centímetros. El libro se puede adquirir en la editorial Gustavo Gili y su precio es de 39,90 euros (vía CollabCubed.)

Mona Lisa en 140 colores

La Mona Lisa para la generación Twitter

Denominada como la Mona Lisa para la generación Twitter, esta versión del famoso cuadro de Leonardo da Vinci ha reducido su paleta gráfica hasta un total de 140 colores. Todo un ejercicio de imaginación y creatividad (via John Knack).

Banksy en estado puro

El salvaje oeste según Banksy

Una impagable colección de la obra de Banksy, quizá el artista gráfico callejero más importante de la época actual. Cada una de las piezas recogidas por Designers Couch son una joya en sí mismas por su acidez (vía @walterk).

Garantizado por soñolientos inmigrantes que trabajan por el salario mínimo - Banksy

Un PSD de 750.000 capas

Times Square - ©Bert Monroy

Bert Monroy, un artista digital hiperrealista, ha sido capaz de exprimir al máximo el potencial de Photoshop creando un fichero PSD de 750.000 capas compuesto a su vez por más de 3.000 ficheros individuales de Photoshop e Illustrator. Pero si estos datos te han dejado boquiabierto cuánto más te sorprenderás al saber que se trata de una pieza con un tamaño de 6,52 GB y unas dimensiones de 1,5 x 7,6 metros. El artista neoyorquino ha estado trabajando en la obra la nada despreciable cifra de cuatro años (vía John Knack on Adobe).

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.