A todo personaje de videojuego le llega la hora

El cementerio de los videojuegos

Y así lo puedes comprobar en este sentido homenaje de John Atkinson (alias Wrong Hands) donde nos desvela el final de conocidos personajes de videojuegos. Así podemos saber que Mario, el fontanero más famoso de todos los tiempos, fue aplastado por un barril; Link (The Legend of Zelda) fue sepultado en lava; y PacMan resultó finalmente poseído por un fantasma.

Carteles de cine en 8-bit

Carteles de cine en 8-bit

Cuando hablamos de arte geek no podemos olvidar que el mundo de los 8-bit es una fuente inagotable de inspiración como la que ha buscado el diseñador Eric Palmer, autor de esta colección de carteles de cine de 8-bit.

vía La Carpa

Ciudades de 8-bit

Ciudades de 8-bit - Nueva York

8-bit City es uno de esos proyectos que te sorprenden nada más verlo. Es una colección de mapas de ciudades que reproducen el aspecto poco detallado de los juegos de aventuras que se podían disfrutar en consolas como NES o Commodore 64. El autor de esta manera tan diferente y particular de visualizar mapas, que hasta el momento cuenta con 18 ciudades (11 norteamericanas, 5 europeas y 2 asiáticas), es Brett Camper.

Nostalgia de 8-bit

Cuando era un niño el mundo se parecía a esto - Snorg Tees

Cuando era un niño el mundo se parecía a esto.

Es posible que esta camiseta de Snorg Tees haga aflorar cierta nostalgia con sabor a 8-bit. ¿Quién no recuerda Donkey Kong o Elevator Action, entre otros?

Esculturas pixeladas

El sombrero de Schrodinger - Escultura de Shawn Smith

Estas esculturas pixeladas de Shawn Smith tienen el encanto retro de los juegos de 8-bit que muchos disfrutamos durante nuestra infancia y adolescencia, pero vinculadas al mismo tiempo con el mundo material (via My Modern Metropolis).

Un viaje de 8-bit con Lego

Miles de piezas de Lego y 1.500 horas de trabajo moviéndolas para tomar fotografías y realizar el video homenaje 8-bit Trip [YouTube, 3:49 min] que deja con la boca abierta. La animación ha corrido a cargo de Tomas Redigh y la música es responsabilidad de Daniel Larsson, ambos de Rymdreglage [vía John Knack on Adobe]

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.