DRM, muerto antes de nacer

Conforme la tecnología se vuelve más y más poderosa, el hecho de compartir todo tipo de información entre usuarios es mucho más fácil. Con el tiempo, estos usuarios se integrarán en lo que los autores denominan darknet o red oscura. Este término se refiere no sólo a los sistemas de compartición peer-to-peer como Napster o BitTorrent, sino también a otros formas de compartir información, como el intercambio de ficheros a través de redes locales o mediante intercambio de dispositivos de almacenamiento de USB.

Una vez que la información (ya sea película, canción o programa de software) se filtra a la red oscura, detener su propagación se hace prácticamente imposible. Este hecho implica que para prevenir la piratería los sistemas DRM no tienen que detener al usuario medio, sino a los usuarios más avanzados tecnológicamente. Sólo se necesita a un usuario para encontrar una vulnerabilidad en un sistema DRM, eliminar la protección del contenido y distribuir la copia desprotegida en la denominada darknet. Una vez propagada es relativamente fácil que millones de usuarios consigan esa copia empleando herramientas bastante populares y, a la vez, sencillas de utilizar.

The Darknet and the Future of Content Distribution (fichero .DOC, 16 págs.), un documento escrito hace diez años por 4 empleados de Microsoft (Peter Biddle, Paul England, Marcus Peinado, Bryan Willman) que, por aquel entonces, trabajaban en el proyecto Trusted Windows de autenticación a nivel de hardware // vía Ars Technica)

One thought on “DRM, muerto antes de nacer

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.